Ir a Cabo verde

A unos 500 km de la costa de África Occidental hay una dispersión de islas que en conjunto forman una nación fascinante. Cabo Verde es un lugar desafiante. Pero si usted aprecia el mar, los paisajes montañosos , y una gente acojedora que le cantará melodía alrededor de una copa de vino rojo, entonces estas tierras estériles golpeadas por un océano espumoso blanco son para usted.

La docena de islas que componen esta antigua colonia portuguesa se han convertido en un destino popular para los paquetes de vacaciones en los últimos años, siendo menos de seis horas de vuelo desde el Reino Unido. De hecho, son fácilmente accesibles para cualquier persona en busca de sol en invierno. Pero más allá de los hoteles de playa, Cabo Verde es fascinante en términos de cultura y paisaje.

Las islas volcánicas estan en varias etapas de la erosión, entonces van desde más de 2.800m de altura a tan sólo 390m, y esto se traduce en paisaje muy diferentes entre las islas – desde volcánes a desiertos planos, y de verdes a blancos y abandonados.

La gente es una mezcla única -parte africana, parte portuguesa- Su historia, hasta finales del siglo pasado, era sombría y conmovedora, y la gente está infundida con una poesía y musicalidad que refleja su pasado melancólico.

Las islas son cálidas y soleadas todo el año, que van desde un promedio de 24C en enero a 30C en septiembre. La temporada de lluvias es de julio a finales de octubre y durante este tiempo puede haber inundaciones, restricción de caminar y viajar, en las ribeiras de Santo Antao (pero se puede arriesgar: algunos años no llueve en absoluto).

Las islas están en su más verde de septiembre a enero. Los amantes de música o fiesta pueden ir en febrero para el carnaval de Sao Vicente; Agosto para el festival de música Baia das Gatas; O mayo para el festival de música de Gamboa en Sao Tiago.

En resumen, Cabo Verde no es una nación para las personas que esperan ser servidas unas vacaciones de ensueño en un plato. Es para la gente que tiene un poco de aventurero en ellos, que son curiosos acerca de la gente y del lugar.